Blogia
tierraragonesa

Diez años de Bielo-Marcelinato y otros cuentos de terror

Diez años de Bielo-Marcelinato y otros cuentos de terror

 (conversos, iconoclastas y ortodoxos)

Hay días, en que uno se levanta con ganas de cantarle las verdades del barquero, hasta al lucero del alba.

Viendo  el asunto de  GM con cierta perspectiva, al gobierno de Aragón y de Madrid les ha faltado rasmia, no les ha preocupado hasta ahora ni un ápice la OPEL, sin embargo a toro pasado  si les intranquiliza,   cuando todo el pescado ya esta vendido.

La cruda y testaruda realidad ha sido que por cuestiones de política internacional entre estados (estado español y alemán) ni Zapatero, el ministro Sebastián o el mismísimo Iglesias “el obsecuente” y su equipo de gobierno, han hecho poco por evitar este perjudicial acuerdo para los trabajadores aragoneses y para Aragón. A renglón seguido y tras el compromiso  realizado entre las empresas, bancos y estados, pretenden hacernos creer que ahora sí pondrán toda “la carne en el asador”,  con más de ochenta mil parados encima de la mesa, en este tiempo tan critico, en el que nos estamos jugando nuestro futuro industrial en manos de una sola empresa, puesto que no hemos conseguido diversificar y dinamizar nuestra economía, para ser capaces de poder superar sin grandes cicatrices esta crisis, u otras venideras.

Los políticos y partidos parlamentarios nos dan lecciones de cinismo, manipulación y vivir del pasado, el paro debería de ser su máxima preocupación, el empleo y desarrollo de políticas activas tanto económicas, como sociales y laborales, tendrían que ser  sus principales premisas y prioridades en estos tiempos de profunda crisis.

Tampoco nos vendría mal que sus señorías tan dadas al dispendio y el oropel,  tuvieran a bien desarrollar políticas de contención en el gasto corriente, eso sí, sin dejar de invertir lo necesario en el impulso de políticas sociales, laborales, I+D+I, etc; En Aragón necesitamos llevar a cabo grandes infraestructuras, qué aunque no dieran un  trabajo permanente, cuando vinieran tiempos mejores para la economía, nos permitirían  desarrollarnos de un modo más sólido y equilibrado territorialmente. 

Lo que ha pasado en el debate del estado de la mancomunidad par-poseera  nos da una idea del nivel de los políticos y partidos que nos gobiernan.

Como cualquier ser humano, comprendo que nadie tira piedras a su tejado, pero señores, un poquito, y digo un poquito, de autocrítica no nos vendría mal de vez en cuando. La vanagloria de nuestros próceres no les deja ver más allá de las anteojeras.

Como casi siempre los discursos han sido de auto bombo entre las filas del PSOE-PAR y de lamentos entrecortados de la oposición que no sabe, o no quiere, poner de verdad la carne en el asador para intentar resolver los problemas del ciudadano medio. 

El discurso de Marcelino Iglesias, previsible, repasó diez años de “sus logros”, dejando en el tintero todo aquello que sigue inerme, muerto por esta administración y las que le antecedieron, obviando que seguimos sin tener todas aquellas leyes que prometió y que continúan en el cajon del olvido, así se lo recordaron los que claman por una ley de la montaña que dignifique la vida de los montañeses y defienda la conservación de nuestros montes, soslayando nuestras ancestrales reivindicaciones de pasos a Francia, de desarrollo de nuestros ferrocarriles, aeropuertos, etc.

Paso por alto la corrupción política, tal vez queriendo tapar desmanes urbanísticos de los que todos, ayuntamientos, diputaciones,.....han logrado sacar pingues beneficios ha través de impuestos y todo tipo de permutas, cambios,.......

Según el Sr. Iglesias somos de las primeras comunidades en materia económica, aunque los datos, los eres, los cierres de empresas, no parecen refutar sus afirmaciones. Una tras otra, empresas consolidadas, decanas de nuestro tejido empresarial, están adoptando medidas drásticas como eres, procedimientos concúrsales, cierres patronales. Los que resisten, sufren en sus propias carnes los impagos y las dilaciones de pago, tanto de las administraciones como del sector privado. Aragón, ha sido siempre tierra de pequeña y mediana empresa, hemos sido emprendedores, valientes, pero las instituciones aragonesas no han sabido consolidar un verdadero tejido industrial, que como en otras comunidades, se haya desarrollado por todo el territorio creando riqueza y empleo en todas nuestras comarcas. Ni siquiera a nivel turístico, nuestra naturaleza, cultura y patrimonio son únicos, pero aún así, no hemos logrado pasar de un puesto mediocre en el ranking del estado, a excepción de los deportes de nieve donde ahí sí, ya existe Aramón y sus proyectos arrasadores.

El discurso del Sr. Biel me desarregló, sin duda es el jefe del Pignatelli,  su frase final lo demostró: “esto de la política en Aragón, es cosa de tres, el bipartidismo y el Par”. Tiene toda la razón, gane quien gane lo necesita para gobernar, aunque CHA y IU dejaron bien patente que ellos también tienen su cosita y con unos pequeños retoques formales estarían más que dispuestos a la tarea de gobierno. 

Una vez más sus señorías hablaron de sí mismos y de sus cosas, pero no vi, ni escuché a ninguno que diera opciones, alternativas, ideas nuevas, para mejorar la calidad de vida de los aragoneses y las aragonesas. Esta pobreza dialéctica me pareció el reflejo claro de la ideológica, aunque hace tiempo que entendí que los políticos actuales vuelven poco la vista a sus verdaderos orígenes, les resultaría a la mayoría bastante incomodo.

Biel no fue el más interesante, pero sí el más revelador. Descubrimos que Biel es Aragón y que Aragón es Biel, padre de la constitución, de la transición, de la democracia y la patria española, se nos revelo que el vicepresidente es casi dios, pero no solo eso, Aragón es como es en la actualidad gracias a él, bueno en este caso puedo entender que tiene razón y dice la verdad, estamos como estamos gracias a su manera de hacer y entender la política. Hasta se puso culto, cito al Quijote y a Marcel Proust y su novela, “En busca del tiempo perdido” en alusión a su reconciliación con el PSOE y lo importantes que habían sido sus reuniones bilaterales de cuarenta minutos en Madrid y el saco de ladrillos y edificios ruinosos que se ha traído para casa en cuenta de la deuda tributaria que nos debe el gobierno español.

El portavoz del PP no tuvo que esforzarse mucho, hablando de Iglesias, su discurso aludió a Lewis Carrol y Alicia en el País de las maravillas,  al final todo fueron guiños descarados y piropos al PAR (si ya lo dijo Biel, el bipartidismo y yo, perdón digo y el PAR) poco más batallaron y es que el PSOE los está colocando en los sillones de gobierno, casi sin esforzarse ni arrugarse el traje.

Izquierda unida y CHA procuraron  demostrarle al Sr. Presidente que son buenos chicos, que aceptan estatutico como animal de compañía, que estarían dispuestos a aceptar expo-floralia, como aceptaron la expo-lío, que pueden llegar a entenderse con un poquito de mano izquierda y si los tratan bien, con cariño, son como ositos de peluche.

Después de oír a sus señorías, me vino a la memoria una frase del escritor francés, Benigne Bossuet: “La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir”.

Uds. ya saben a qué me refiero.

L’ estrelon d’os boyeros

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres