Blogia
tierraragonesa

Claves para entender la política estatal y aragonesa sin morir de asco en el intento (I)

Claves para entender la política estatal y aragonesa sin morir de asco en el intento (I)

Con este pequeño artículo intentare explicar y  agrupar, por supuesto, siempre bajo mi propio criterio subjetivo, algunos de los aspectos que más inciden en los votantes de los partidos políticos. Son sólo breves  extractos y sucintas reflexiones fruto muchas veces de la experiencia sobre un género narrativo muy mal conocido y seudo-literario llamado discurso político, dirigido a los potenciales ciudadanos votantes,  programas electorales, etc. Casi siempre con un fuerte  contenido fantástico e imaginativo, tendente a lo hiperbólico, ampuloso, pomposo y hueco, tiene como una de sus características fundamentales la repetición hasta la saciedad de  continuados latiguillos verbales faltos de significado real, que lo único que producen en los ciudadanos la mayoría de las veces es asco, apatía, hastío y una total desafección hacia los partidos y los políticos, hacia la vida política en general.

El ciudadano de a pie quisiera escuchar discursos y propuestas de los partidos donde se hablara de un modo llano y realista de cómo se van a solucionar los problemas que le agobian y preocupan, el paro, la crisis económica, el empleo, vivienda y todos aquellos problemas que le atañen e intranquilizan en su devenir cotidiano, desgraciadamente esto casi nunca es así.

Para entender todo esto tendríamos que comprender cual es el perfil sociológico del votante de izquierdas y de derechas.

El votante de izquierdas suele corresponder a una persona idealista que pone gran ilusión y expectativas en ese voto que otorga, un voto ideológico y por lo tanto muy critico que suele acabar decepcionado y desilusionado por las esperanzas puestas en ese partido o político de turno la mayoría de las veces (es lo que ha pasado con el actual inquilino de la Moncloa), este votante suele ser el que se abstiene mayoritariamente en las elecciones harto de que le tomen el pelo y de que nadie le resuelva los problemas que le abruman.

Craso error, por la perversa ley de D’ Hondt, origen seguro de casi todos los males democráticos y perversiones del sistema estatal y autonómico. Abstenerse en unas elecciones es favorecer al que ya esta gobernando o favorecer el voto de derechas y ahora veremos porque.

El perfil sociológico del votante de derechas es muy distinto, normalmente este votante no vota por idealismo si no porque piensa que defiende sus propios privilegios e intereses, unas veces reales, otras totalmente imaginarios, a este  perfil de votante que suele votar más pensando en el bolsillo que con el corazón, le da absolutamente igual que sus dirigentes y partidos sean opacos, corruptos, votan todos a toque de corneta y con tal de defender sus derechos y privilegios les importa un bledo todo lo demás.

Vistas y entendidas estas diferencias sociales podemos alcanzar a comprender el monumental descalabro del PSOE cuyo desprestigio esta llegando a alcanzar cotas inimaginables, producto de las torpezas políticas y económicas del muerto viviente (Walking dead) que habita en la Moncloa, lejos de ser un acicate que aúne voluntades y electores, que eleve el techo electoral de su partido, este muerto que habla y gesticula todavía pero que esta totalmente amortizado políticamente es el verdadero problema que tiene el PSOE en estos momentos, un partido sin unos verdaderos dirigentes intelectuales y con carisma, dirigentes con las ideas claras, los verdaderos dueños del cotarro pesoero son en estos momentos los barones regionales o autonómicos, sin mas visión política que la de extender sus redes clientelares y sus intereses particulares. Así vista la situación actual de este partido,  la realidad del gobierno español es que esta efectuando constantes políticas improvisadas y erráticas esto hace que el ciudadano viva con angustia y temor casi con desesperanza e incertidumbre lo que debería de ser un acicate y estimulo para refrendar su voto. Zapatero lejos de ser parte de la solución de los problemas que tenemos los ciudadanos en la actualidad forma parte de todos esos problemas, por su incapacidad y por su obediencia sumisa a los mercados financieros, aquellos que nos han llevado a esta situación social y que realmente son los verdaderos dueños del modo de hacer política en el estado y si me apuran en  todo el orbe.

Desgraciadamente todo lo que no sea PP y PSOE no existe para los medios de comunicación o su nivel de incidencia es mínimo, por no decir nimio y casi nulo, predestinados los partidos pequeños o minoritarios a ser los palanganeros y cómplices de las políticas de los partidos llamados mayoritarios, sin otra ideología que el apoyo de todos sus desmanes a cambio de sillones y prebendas, para intentar extender sus redes clientelares,  visto el panorama el futuro se presenta sombrío y desesperanzador, los ciudadanos tendrían que romper con la perversa dinámica y dicotomía del bipartidismo, pero ese es otro tema para otro articulo.

En el siguiente capitulo analizaremos la política aragonesa, en clave autonómica y estatal.

Memento Mori

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Memento Morí -

Estimado Anónimo:
Tu comentario me parece, súper-lucido y acertadísimo es más suscribo cada párrafo e idea, pero si me lo permites solo un pequeño matiz, no pienso que el muerto político que habita la Moncloa sea de izquierdas y obviamente no creo, que el partido que representa este haciendo políticas de izquierda, es más, pienso que a dicho partido le sobran las palabras obrero y socialista, con denominarse partido español sería suficiente. Las políticas económicas que improvisan podrían asumirlas perfectamente cualquier partido liberal y en el artículo digo que están totalmente dependientes del sistema financiero estatal e internacional, jamás he sustentado que el PSOE y sus adláteres sean de izquierdas, por lo demás, totalmente de acuerdo con tus reflexiones e ideas me parecen de una lucidez encomiable.
Muchas gracias por expresarlas aquí.
Un cordial y afectuoso saludo.

Memento Morí -

Estimado Repatán:
Cuando digo que defienden a veces interés y privilegios reales y otras veces imaginarios, con los ficticios me estoy refiriendo precisamente a los pobres o clases trabajadoras de derechas o extrema derecha que desgraciadamente también las hay.
Por lo demás, que defiendan con fanatismo sus “ideales,” normalmente van de la mano de sus privilegios e intereses esto no es incompatible una cosa con la otra.
Por cierto, no hay cosa más triste y desagradable, que un obrero o una persona pobre de derechas.
Un afectuoso saludo y muchas gracias por expresar tu opinión

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anónimo -

Zapatero llegó a afirmar en rueda de prensa: "en política es más importante la forma que el fondo", esta cita deja ver el nivel de insustancialidad de nuestro presidente.
Zapatero, en lugar de exponer argumentos razonables para explicar sus pseudo-políticas, utiliza el discurso redundante y amanerado retóricamente con el único fin de lograr la adhesión emocional de los oyentes.
Esta práctica se hizo típica en Roma con la llegada del imperio, con la perdida de las libertades públicas. La música amansa a las fieras.

Culturalmente vivimos el peor de nuestros ciclos, toda la cultura esta dominada por la industria, el premio planeta (una farsa), no existe crítica literaria, pseudo escritores como Almudena, Rosita, Zafón, Pérez R., la canción popular (qué decir).

Y esto os parece de izquierdas....

por cierto, y recalco que no soy de derechas, pero lo que distingue a las derechas de las izquierdas es que la primera mantiene sin posibilidad de cambio sustancial, la segunda crea pero no mantiene. La política, como el arte, se mueve en forma de péndulo, en política volvemos a la derecha, en arte a la izquierda, al modernismo, al esperpento, a la generación del 98.

España es una caricatura de si misma, una deformación grotesca de la cultura europea.
Valle-Inclán



Repatán -

"El perfil sociológico del votante de derechas es muy distinto, normalmente este votante no vota por idealismo si no porque piensa que defiende sus propios privilegios e intereses, unas veces reales, otras totalmente imaginarios, a este perfil de votante que suele votar más pensando en el bolsillo que con el corazón"
Huy, no creas, hay bastante fanático en la derecha o mejor dicho ultradrecha parlamentaria que encima n es pudiente. Lo que ocurre es que no se organizan al modo del Tea Party USA (menos mal, si no lo que nos faltaba en el circo político esspañol).

Pardina -

Exclarecedor e intelegente artículo, sobra decir que esperamos el siguiente con interes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres