Blogia
tierraragonesa

Modorra

Modorra

 

Modorra social

 

Tal vez si Orwel viviera en nuestro tiempo, volvería a escribir su novela,”1984”,

 ( Espantado como estaba con los estados socialistas ), por el desarrollo trágico o cómico, según se mire, en que estamos instalados socialmente. Y, cuando hablo de sociedad, incluyo todo aquello que la afecta, la política, la economía, la organización colectiva, la globalización de los mercados y la mentira cotidiana en la que vivimos inmersos, sin que todo ello afecte a nuestro más básico instinto de supervivencia, que está torpemente amodorrado, enganchado al pan y circo,  aletargado.  

 

Hay varias cosas que en este sentido me han llamado la atención en estos últimos días. La primera ha sido la escasa respuesta a las movilizaciones sindicales, con la que está cayendo, tal como están las economías familiares, con muchos hogares en los que todos sus miembros están en el paro,  con endeudamientos que si consiguen ir pagando heredaran sus hijos;  comprobando que los poderosos siguen manteniendo su status, con sueldos y jubilaciones millonarias, con prebendas vitalicias;  con un estado que parece a punto de derrumbarse que ha gastado y gasta sin control, ni posible previsión de futuro. Verdaderamente me está sorprendiendo la exigua reacción  de la clase obrera ante el rumbo que están tomando las políticas sociales y laborales, el conformismo determinista de una mayoría que en otros tiempos hubiera salido a la calle a reivindicar el reparto equitativo de una riqueza que hemos forjado entre todos.

 

Estamos amodorrados, nos están estafando sin el menor sonrojo y no reaccionamos, estamos instalados en los Cristianos Ronaldos, las Belén Esteban y la presión mediática para formar opiniones, según interese al medio de comunicación de turno y a quien lo controla.

 

Aquí, en Aragón, tenemos que aguantar que salgan nuestros próceres y que, sin vergüenza alguna, nos digan que ya hemos salido de la crisis, cuando esta crisis no se soluciona aquí o en Parla, es un problema global provocado por las grandes estafas financieras, por las avariciosas corrupciones, por las deslocalizaciones de producción a países donde poco menos que se tienen esclavos sin derechos sociales ni laborales. Pero claro, mientras todo esto nos afectaba poco o nos daba gran poder adquisitivo, nos ha importado un bledo que en otros sitios se explotara a personas, a niños. Ahora, cuando nos toca a nosotros..........

 

Y, nuestros políticos, todavía instalados en ese sueño que ha sido la burbuja inmobiliaria, con la que todos según ellos, excepto los que se han endeudado de por vida, ganábamos dinero. Sin tener, ni pretender, dar soluciones reales y globales y dejando que nuestra sociedad se empobrezca DIA a DIA, dando al traste con todas los avances que tanto sufrimiento costaron, dejando que las clases medias desaparezcan y con ellas los derechos sociales, la protección a los menos afortunados, el estado del bienestar.

 

Hay veces que realmente, no es una cuestión de contubernios, parece que todo esto no es más que la consecuencia lógica de la caída irremediable de los países socialistas, por su propia inoperancia política y su parálisis social. Los estados capitalistas, durante todo el siglo XX, se preocuparon por dar a la clase obrera una serie de derechos que mejoraron su calidad de vida, para evitar que las miradas se dirigieran hacia el socialismo real. Hoy ya no hay peligro, el socialismo, excepto minúsculos ejemplos, cayo con el muro, pero como he dicho antes no fue el hecho físico, sino la degradación en la que se habían instalado estas sociedades en las que no había iniciativa ni evolución.

 

Mientras nuestros gobiernos están en la inoperancia, como esperando que caiga el higo y que una mañana volvamos a crecer infinitamente, los versados en economía solo nos dan una solución global y liberal: que los trabajadores y las clases medias pierdan derechos. Estas son las componendas que nos proponen: liberalizar el mercado de trabajo, bajar salarios, alargar la edad de jubilación y los años de cotización y pulirse, literalmente, los servicios públicos, ya que según ellos, los “saputaces”, son ineficaces y muy caros.

 

Así pues parece que este es el futuro que nos espera si no somos capaces de discernir, de disentir.

Hay que despertar, quitarnos la modorra, sacudirnos este sopor en el que estamos instalados, empezar a caminar, reinventarnos. Son las crisis las que han hecho avanzar a las sociedades y las civilizaciones, que no sea esta una excepción.

 

Pardina Baxa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Control Socialista -

Se está empezando a tener contactos con distintas asociaciones cannabicas para una posible relegalización del Cannabis y de sus derivados.
Este movimiento de la Administración sirve de bote de humo para movilizar a un electorado muy jóven y como puro control social.

pardinabaxa -

Teneis toda la razón, supongo que lo que tenemos que hacer es trabajar para empezar a despertar a la gente, dificil pero ya se sabe, siempre hay que buscar "lo posible".

ohete -

Por supuesto, los sindicatos "mayoritarios" tienen su culpa en este embrutecimiento sociopolítico y moral de la población. Pero ojo, la clase obrera ha picado también el anzuelo de creerse clase media. Durante las vacas gordas se han endeudado y han firmado hipotecas a embute, ahora son conservadores y mientras puedan seguir pagando la cuota y no suban los tipos de interés no moverán un dedo por miedo a perder su pseudoestatus.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anales -

Es la sociedad actual adoctrinada en: dame de comer y haz lo que te venga en gana, mientras lo primero no falte, y ya procurarán de que no falte, la gente seguirá dormida y resignada, porque jodido yo jodidos muchos.

pardinabaxa -

Tienes razon, los sindicatos han mirado hacia otro lado ante liberalizaciones del mercado laboral, como que te puedan despedir estando con la baja, que me parece un desproposito para cualquiera que este enfermo.
Aun con todo, hay muy poca reacción social a lo que está ocurriendo. La razón la desconozco pero intuyo que si los ciudadanos no somos capaces de cambiar las cosas con nuestra protesta iremos a peor.
Gracias por tu comentario

mnu -

Es lógico que los sindicatos hayan tenido poca respuesta. La gente se ha estado preguntando donde estaban los ultimos 7 años (desaparecidos en combate), y en medio de esta crisis, tampoco decian nada ante los atropeyos que se planteaban. Asi que cuando han convocado, casi hasta ha sorprendido a propios y extraños, y la gente entendiendo que durante la epoca de bonanza e incluso ahora han sido literalmente comprados, pues no cree en ellos y no acude a sus convocatorias.

A eso se añade que los grandes sindicatos, se centran en atender a funcionarios mas que al resto de los trabajadores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres